España

España

Asturias

Región

La mina más grande de toda Europa occidental está aún sin explotar y estaría situada en un pueblito que cuenta con menos de 4.000 habitantes: Tapia de Casariego. Esta pequeña municipalidad costera forma parte del Principado de Asturias, una región autónoma en el noroeste de España con poco más de un millón de habitantes. La zona vive del turismo, pesca y ganadería de carne y especialmente leche.

Ya desde la llegada de los romanos, Asturias se ha caracterizado por una tradición minera, que llegó a su punto más alto en el siglo XIX. [1] En esa época no solo se extrajo carbón, ya que el suelo de de esta región también contiene muchos metales: mercurio, hierro, cinc, magnesio, cobre, wolframio, estaño, plomo y también oro.[2]

Figura 1: Asturias. Fuente: https://nl.wikipedia.org/wiki/Asturi%C3%AB_(regio)#/media/File:Localizaci%C3%B3n_de_Asturias.svg 

A partir de los años 1970 y 80 la industria minera declinó. En esa época las minas de carbón asturianas eran las zonas menos eficientes y más vulnerables de la industria carbonera. Entre 1955 y 1985 el empleo en la región de Asturias bajó un 15,7% y, al menos, un 51% de los empleos en manufacturas desaparecieron. El número de empleo minero descendió de los 32.000 a  los 21.000 trabajadores entre 1970 y 1992. La cantidad total de pozos se redujo a la mitad en los años 80, quedando unos 14.[3] En la actualidad, la mayoría de los habitantes de Asturias trabajan en la agricultura, la ganadería y la pesca.[4]

En total, Asturias tiene 487 yacimientos de oro y todos estos se encuentran en el oeste de la provincia. Casi todos estos yacimientos se explotaron ya por los romanos. En el occidente asturiano hay tres cinturones auríferos: Oscos, Narcea y Navelgas. Estas zonas son diferentes en cuanto a sus procesos de mineralización, pero todas están conectadas por fallas con dirección noreste-sudeste. Los principales proyectos mineros que reciben cobertura mediática son “Boinás” y “Carles”, los cuales son parte del cinturón del Narcea.[5]

Historia

Las reservas de oro de Salave, una parroquia de Tapia de Casariego, fueron descubiertas en tiempo del Impero romano. Desde su llegada, la minería en España pasó a un nivel más industrial.[6] Los romanos desarrollaron una técnica particular para extraer la extracción del oro llamada Ruina Montium. Cavaban galerías en las montañas para luego descargar grandes cantidades de agua. La presión del agua pulverizaba la roca, recogiendo así el cascajo y el oro, que se limpiaba con lana grasienta o arbustos densos, donde los metales nobles  se pegaban.[7]

Con ese procedimiento, colinas enteras fueron destruidas y toneladas de material fueron desplazadas. Según estimaciones, en Salave se sacaron y desplazaron 4 millones de metros cúbicos de materia y más de 7.000 kg de oro. Aunque esas cifras son realmente elevadas, están lejos de las cifras de la mina a cielo abierto más grande del Imperio romano: Las Médulas, situada en el este de España; ¡en León se extrajeron más de 93 millones de metros cúbicos de tierra![8]

Para poder encauzar esa enorme cantidad de agua, construyeron presas y canales. También construyeron carreteras para poder transportar las toneladas de material. Según algunas estimaciones, unas 200 personas trabajaron en esas minas. La mayoría de ellos eran hombres libres y nativos provenientes de los castros, pueblos fortificados, cercanos: Figo y Castello de Rondello. La gestión de los ingenieros y de toda la logística estaba en manos del ejército, que comandaba las minas junto con un reducido grupo de funcionarios.

Con la caída del Imperio romano se paralizaron casi todos los proyectos mineros en el noreste de España. Aunque fueron retomados por los árabes, el descubrimiento de la riqueza mineral en América terminó con la explotación en la Península ibérica. Las riquezas subterráneas en España ya no eran importantes ya que la explotación de materias primas en manos de la población indígena en América era más atractiva.

No hubo grandes proyectos mineros en España de nuevo hasta la mitad del siglo XIX. En 1825, la primera Ley minera fue aprobada y la región llegó a tener varias concesiones solicitadas. Entre 1825 y 1964 hubo una gran demanda para conseguir permisos de explotación de una gran cantidad de metales: plata, molibdeno, hierro, cobre, cinc, estaño, wolframio y oro, entre otros.  

Casi toda la producción fue dirigida por Francia e Inglaterra. Por consiguiente, metales como el cobre y el hierro fueron transportados a otras partes de Europa. Esta situación siguió produciéndose hasta aproximadamente la mitad de la Segunda Guerra Mundial y terminó cuando la demanda de la recién industrializada España superó la oferta de sus propia producción. Así pues, Asturias, conocida por sus reservas de carbón y fluorita, llegó a ser una de las regiones mineras más importantes de España.[9]

En los años 1960, muchas empresas mineras viajaron igualmente a Salave para investigar las posibilidades de extraer oro. Exminesa (Cominco), Imebesa (Northgate), Río Tinto Patiño, GFSA (Gold Fields), CESA (Charter Exploraciones), Oromet, Newmont Gold Company (Newmont Mining Corporation), San Diego Gold Company (Lindex Corporation) y Río Narcea Gold Mines son solo algunas empresas de las que fueron a Salave para explorar el terreno. Después de tantas exploraciones, había quedado un área de investigación de más de 62 km.[10]

En 2005, Río Narcea Gold Mines terminó los planes del primer proyecto minero en la región. Fue un proyecto de gran mina a cielo abierto que se hubiese instalado a lo largo de la costa a menos de 1,5 km de Tapia de Casariego. Las consecuencias para el medio ambiente hubiesen sido tan grandes que surgió una plataforma para dar salida a todas las protestas: ORO NO. Los miembros de este grupo se encargaron de que Río Narcea Gold Mines pospusiera sus planes. En 2007, la gran empresa minera Lundin Mining compró Río Narcea Gold Mines para intentar reabrir el proyecto minero. Finalmente, la concesión terminó en manos del propietario actual, Astur Gold (Dagilev Capital Corporation), que recientemente cambió su nombre (octubre 2016) por Black Dragon Gold Corporation debido a una nueva aportación de capital.

Salave

El oro de Salave

En 2009, Astur Gold obtuvo las cinco concesiones de explotación del propietario precedente, Río Narcea Gold Mines (parte de Lundin Mining desde 2007). De esta forma, la empresa – que cotiza en bolsa en Francia y en Toronto – ganó acceso a una superficie de 433 hectáreas donde supuestamente hay una reserva de oro inmensa bajo el suelo; se estima que hay más de 62 toneladas de oro, con un valor de 2.254.878.000 euros según el precio actual.[11]

Figura 2. Fuente:  http://fotos02.lne.es/2014/08/14/646x260/oro-asturiano.jpg

Figura 3. Fuente: http://ep01.epimg.net/elpais/imagenes/2014/09/27/media/1411840020_811718...

La reserva de oro de Salave está oculta bajo un denso bosque de pino y eucalipto donde también se encuentran las Lagunas de Silva. Estas lagunas se formaron después de las excavaciones mineras romanas en los siglos I y II. La extracción de tierra en esa época produjo la formación de grandes cavidades de unos diez metros de diámetro, con una profundidad máxima de treinta metros. Debido a  la alta densidad de su substrato, el agua se acumuló allí y se formaron estos lagos.

Figura 4: Salave y Las Lagunas de Silva. Fuente: http://geolag.com/el-oro-de-asturias-salave-y-las-lagunas-de-silva/

Con la compra de las concesiones en 2009, Cary Pinkowski - empresario canadiense y director general de Astur Gold - dió a conocer que su intención era abrir la mina de Salave tan pronto como fuese posible, cuando se hubiesen conseguido todos los permisos ambientales necesarios. La dirección tenía esperanza en que todo estaría listo en septiembre del 2011, para poder presentar el proyecto al Principado de Asturias. Sus intenciones apuntaban a que la mina operara por lo menos 10 años, con lo que serían extraídos unos 3.500 kilogramos de oro al año.

En contraposición con el último dueño de la concesión, que al pretender explotar el proyecto a través de minería a cielo abierto recibió una respuesta negativa del gobierno a su petición, Astur Gold desarrollaría un proyecto que, según la empresa, tendría un impacto menos nefasto para el medioambiente. A través de un sistema de minería subterránea, en el cual el mineral de oro sería trasladado mediante bandas transportadoras hacia la planta de tratamiento - la cual se situaría a una distancia de 2,7 kilómetros del lugar de extracción - evitando que camiones pesados tuviesen que recorrer el trayecto de ida y vuelta al lugar. También, la empresa prometió la creación de 250 puestos de trabajo. La construcción de la mina, que tomaría cerca de 21 meses de trabajo, generaría unos 70 empleos y, si todo ocurriese según lo planeado, el primer gramo de oro sería extraído en el año 2014.[12]

Ese nuevo proyecto situaba la extracción minera en la costa e implicaría traslados gigantes de material como también el riesgo de contaminación regional.

Las opiniones de la población de Salave con respecto al proyecto minero se encuentran divididas. Los partidarios del proyecto se agruparon bajo el slogan “Trabajo ya, mina sí”  y afirman que el 70% de la población está a favor de la mina. También señalan que el riesgo de contaminación ambiental es bajo y que las aguas del río local, el Porcia, no serían utilizadas ya que el funcionamiento de la mina se basaría en un circuito cerrado. Además “Trabajo ya, mina sí” alega que reina una gran crisis en España. La desocupación en esta zona es superior al 40% y la población nunca pudo vivir de los ingresos que el turismo provee. Una nueva mina, podría traer su consuelo. Oro No afirma que ‘Trabajo Ya Mina Sí’ era fraude instrumental por AsturGold, y que el presidente fue empleado y pagado por la propia empresa minera.

Movimiento social: ORO NO

El movimiento ‘ORO NO’ presentó una fuerte oposición. Esta plataforma social surgió en el año 2005; en primera instancia con el objetivo de detener la instalación de la mina de oro en Tapia De Casariego y, luego, se amplió a en el resto del mundo. La organización cuenta con más de 500 miembros y 3.000 simpatizantes. Uno de los argumentos en los que se apoyan es en el actual crecimiento del turismo en la zona. Aunque no esté aún en su plenitud, ven su aumento como gran potencial. Una mina no solo traería aparejado el riesgo de contaminación de su entorno, sino que también destruiría la floreciente actividad turística.

Asimismo denuncian que las estrategias de Astur Gold para convencer al Principado de Asturias sobre la necesidad de implementación de la mina, hasta el momento, fueron basadas en mentiras y manipulaciones. Esto ha ocasionado múltiples conflictos entre vecinos. Por medio de infiltraciones en la política local y los servicios administrativos se sembró confusión y discordia con respecto a la cantidad de empleos que la mina aportaría y la cantidad de impuestos que pagaría. Al mismo tiempo, ORO NO pone en tela de juicio que Astur Gold haya renunciado completamente a la explotación a cielo abierto. Encontraron en sus informes que la empresa pretende retomar la idea después de un tiempo. 

Los integrantes de ORO NO consideran como argumento importante que las autoridades administrativas tienen una capacidad muy limitada para aprobar o rechazar este tipo de proyectos. Por estas razones, nunca han descartado la posibilidad de intervenir legalmente para evaluar las concesiones y calcular cuales son los riesgos tanto a nivel económico como ambiental. Finalmente, están convencidos de que Astur Gold sólo está interesada en generar beneficios, convenciendo a la población por medio de simples y falsas promesas con respecto a la cantidad de puestos de trabajo que serían creados. Ellos subrayan el hecho de que la población obtiene mayoritariamente sus ingresos de la agricultura, la ganadería y la pesca. Los trabajadores mineros vendrían fundamentalmente de otras comarcas de Asturias. La llegada de una mina y la contaminación que la misma trae consigo aparejada amenazan gravemente los ingresos de la población autóctona.[13]

Figura 5: ORO NO. Fuente: https://www.vice.com/es/article/la-mina-de-oro-mas-grande-de-europa-se-e...

Por consiguiente, fue inevitable que en junio de 2011 más de 500 personas salieran a la calle para manifestarse en contra de la apertura de la mina de oro de la empresa canadiense Astur Gold. Las motivaciones fundamentales eran el miedo a la disminución del turismo y los riesgos para la cría de ganado. En ese momento, el proyecto se encontraba aún en período de negociación.[14]

Debido a la oposición de ORO NO y las dudas sobre el proyecto de la ‘Comisión para Asuntos Medioambientales del Principado de Asturias (CAMA)’ y la ‘Confederación Hidrográfica del Cantábrico’, provocaron que en diciembre de 2012 Astur Gold anunciara que no harían uso de cianuro para la extracción del oro, un producto extremadamente contaminante para el medioambiente. La ‘Confederación Hidrográfica del Cantábrico’ (órgano del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) publicó un informe en julio de 2012 detallando cómo Astur Gold había calculado insuficientemente los efectos contaminantes que la mina podría tener en la reserva de agua local. Además, la empresa no había presentado suficientes alternativas para alcanzar las exigencias impuestas por el órgano de control ambiental. Con la declaración de la abstinencia a la utilización del cianuro, la empresa pretendía complacer uno de los últimos requisitos requeridos en materia de medioambiente.[15]

El 18 de diciembre de 2013 la empresa Astur Gold presentó un nuevo documento en base al cual se estudió el  impacto ambiental. Nuevamente, en enero de 2014 la ‘Confederación Hidrográfica del Cantábrico’ lo rechazó por no cumplir con las exigencias ambientales. Entonces, Astur Gold utilizó todos los recursos posibles. Más de 100 millones de euros fueron invertidos en estudios y documentación complementaria intentando poder conformar las condiciones impuestas por la Confederación.[16] Además, la minera no desistió de acusar a la Confederación de querer sabotear premeditadamente el proyecto. Aún así el proyecto fue rechazado nuevamente en el año 2014 por el gobierno de Asturias. El efecto del mismo en el agua del Salave parecía ser aún peor de lo que la empresa Astur Gold había afirmado.[17]

Además, en 2015, Astur Gold fue sentenciada y sancionada por las violaciones cometidas durante las perforaciones subterráneas en Salave.[18]

De Astur Gold a Black Dragon Gold Corp

Debido a la sentencia, el proyecto estuvo paralizado un tiempo, próximo a declarar su bancarrota, hasta que en verano de 2016 Astur Gold recibió un gran aporte de capital de Lionsbridge, Westech International y RMB Australia Holdings. Gracias a esto, la deuda que Astur Gold había creado pudo ser refinanciada. Después de que el proyecto minero (que se encontraba en fase legal en 2016) fuera rechazado por el Principado de Asturias, se ha intentado relanzar el proyecto con estos nuevos colaboradores. En septiembre del mismo año, la ahora australiano-canadiense Astur Gold reanudó el contacto con las autoridades regionales.[19]

En octubre de 2016, como consecuencia de esta venta, se decidió darle a la minera un nuevo nombre: de aquí en adelante sería Black Dragon Gold Corp. Ésta fue una de las estrategias para atraer a más inversores. Al mismo tiempo, la compañía anunció que pronto retomarían el contacto con las autoridades con el fin de conseguir que el proyecto comenzase tan pronto como fuese posible. El Principado de Asturias respondió diciendo que ellos estaban esperando el resultado del conflicto entre el Principado y Astur Goldd (ahoa Black Drago), ya que la empresa llevó al mismo frente a los tribunales después de que se rechazara el proyecto minero. Ahora corresponde al Tribunal Supremo de Justicia pronunciarse sobre dicha situación.[20]

ORO NO se encuentra actualmente a la espera de saber si esta vez Black Dragon Gold Corp. podrá reunir los requisitos necesarios para obtener todos los permisos ambientales requeridos. En el pasado hubo varios intentos de poner a Salave en la red de áreas protegidas "Red de Espacios Protegidos de Asturias '. Hasta ahora todos los intentos han sido en vano y la zona no cuenta con ninguna forma de protección. Sin embargo, hay suficientes argumentos para convertir el área en reserva: su paisaje y el valor arqueológico de los asentamientos romanos que han sido apenas investigados. También, desde el punto de vista biológico, la zona tiene un gran valor, ya que se trata de uno de los escasos humedales que Asturias alberga, y cuenta con la presencia gran variedad de flora y fauna protegida. Paralelamente al impacto económico, tan temido por la población, hay razones de sobra para proteger la zona y promover el turismo.[21]


[3]Critcher (C.), Parry (D.) & Waddington (D.), “Regulation, RestructuringandRegeneration in Coalfields: Three European Cases”, in Edwards (P.) & Elger (T.) (eds.), The Global Economy, National StatesandtheRegulation of Labour, Mansell, London & New York, 1999, pp. 87-110, p.103.

[11]Berekening op 05/02/2017, aan 36.369 euro per kilogram + https://www.oroyfinanzas.com/2011/06/el-mayor-yacimiento-de-oro-de-europ...