Tipos de mena

Las menas, o minerales que contienen metales, se dividen en dos categorías dependiendo de la cantidad de minerales por tonelada de roca y del valor del mineral. El oro, por ejemplo, se considera una mena de bajo grado, cuando la cantidad de oro es menor a 2 gramos por tonelada de roca y de alto grado cuando supera los 6 gramos por tonelada de roca. Para el cobre, un 1% de cobre por tonelada de mineral se considera de bajo grado, y el hierro se considera incluso de bajo grado cuando se encuentra en cantidades del 25 o 30% en la tierra.

 Generalmente, el subsuelo de una explotación minera contiene más de un metal, por ejemplo oro y cobre, como en la mina Skouries de Grecia o la mina Conga en Perú.

El grado determina qué técnica minera es más rentable: en el caso del oro de bajo grado se utilizará la minería de cantera abierta; mientras que para oro de alto grado se utilizarán técnicas de minería subterránea. La gradación también determina el nivel de energía que se debe utilizar y la cantidad de residuos contaminantes, ya que cuando solo hay una baja concentración de minerales disponibles en la tierra, se necesitan una mayor cantidad de químicos. También se debe tener en cuenta la profundidad en la que se encuentran los metales. El metal de oro de la superficie se encuentra con mayor facilidad y, además, se extrae de forma más sencilla (utilizando técnicas mineras de superficie), tan solo se puede llegar a capas más profundas en fases posteriores (mediante técnicas subterráneas).

Debido al alto nivel de extracción de las últimas décadas, las menas más interesantes (las que tienen la más alta y rentable concentración) ya han sido extraídas; mientras que las capas con más bajas concentraciones son las únicas que quedan. La creciente escasez lleva a la subida de los precios, lo que implica que las explotaciones mineras pobres (de baja gradación) se hayan convertido en rentables. Por ejemplo, aún quedan explotaciones mineras (canteras a cielo abierto) dónde las capas contienen menos de 0,2 gramos de oro por tonelada de mineral. Esto produce más residuos peligrosos por gramo de oro.