Colombia

COLOMBIA

LA REGIÓN

El suelo colombiano es rico en recursos naturales. El país no solo tiene las reservas de carbón más grandes de Latinoamérica, sino también tiene altas cantidades de oro, níquel, cobre, plata, platina y piedras preciosas. Al asumir el cargo en 2010, el presidente Santos dijo que la minería sería una de las cinco locomotoras del crecimiento en Colombia.

Económicamente Colombia va bien después de más de medio siglo de conflicto armado entre el estado y los movimientos rebeldes (incluyendo la FARC). El país es una de las economías con mayor crecimiento en Latinoamérica. El rápido crecimiento económico de la economía tiene mucho que ver con las políticas económicas del gobierno aparte de los recursos naturales. El Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 del presidente Santos se enfoca en cinco ‘locomotoras’: la infraestructura, la vivienda, la minería y la energía, la agroindustria y la innovación. Un objetivo clave del Plan Nacional de Desarrollo es atraer a los inversores extranjeros para desarrollar grandes proyectos de agricultura, minería y energía.

 

Desafortunadamente, la llegada tanto de compañías nacionales como de multinacionales extranjeras y de los grandes proyectos que ponen en marcha causan nuevos conflictos en el territorio colombiano. Grupos indígenas locales y campesinos son expulsados de sus tierras para dar paso a varios megaproyectos. Aunque Colombia es el segundo país del mundo con mayor número de desplazados internos, este problema persiste gracias a las políticas del gobierno favorables al beneficio para los inversores que desarrollan megaproyectos y por eso exigen grandes cantidades de tierra. El gobierno colombiano considera las regalías mineras uno de los principales recursos para financiar el período posterior al conflicto. Sin embargo, la mayoría de las áreas ricas en recursos pertenecen a las regiones más pobres y más vulnerables del país. En consecuencia, justamente aquellas áreas que son fundamentales para el plan de desarrollo rural de los acuerdos parciales son las áreas en las que el gobierno ha dado un gran número de licencias mineras a compañías multinacionales. Esto a menudo  causa mayor malestar social a nivel local.

Además, este plan de desarrollo tiene un gran impacto sobre la biodiversidad y los diversos ecosistemas del país. Un informe de la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) muestra que Colombia es uno de los mayores contaminantes en cuanto a la utilización de mercurio en la minería artesanal. Cada año entre cincuenta y cien toneladas de mercurio se perderían durante el proceso de extracción de oro.

HISTORIA

El oro y la plata jugaron un papel importante a través de la historia de Colombia. Hasta ahora se piensa que las poblaciones locales, incluyendo los Muisca, Quimbaya y Tayrona tenían una economía que se orientaba en parte en oro. Antes de que llegaran los españoles, sin embargo, ya había comunidades con “mineros a tiempo completo”. El ejemplo más famoso de esto habría sido el sitio de Buriticá, en las montañas de Antioquia en el norte. Desde ahí, una parte del excedente de oro era vendido a los Quimbaya y los Muiscas, pero la mayoría habría sido comercializado con las poblaciones más al norte, hacia la Dabeiba. Cuando los españoles pisaron tierra [colombiana] en 1499, los intereses del colonizador también eran el oro. Cartagena se convirtió en el centro de una economía basada en las minas de oro. Así Colombia se convirtió en el mayor productor de oro en el siglo XIX. Se estima que entre 1537 y 1886 se produjo oro con un valor de $ 639 millones de dólares, además de una gran cantidad de plata.

Colombia tiene tres regiones principales donde se puede encontrar oro: la región andina, las montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta y las tierras altas de Guyana. La región andina es el hogar de muchas de las ciudades centrales del país y se puede dividir en tres cordilleras (el centro, el este y el oeste). Gran parte del oro que se produjo en los siglos anteriores, venía de esta región, y principalmente del departamento de Antioquia, Hasta mediados del siglo XX, Colombia era uno de los mayores exportadores de oro en el mundo. A continuación, la minería disminuyó un poco hasta que recientemente aumentó el interés de nuevo. Durante la última década Colombia atrajo a un número creciente de inversores extranjeros. Ellos podrían beneficiarse de la legislación minera que fue aprobada y alentada por los gobiernos de Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010).

 

Además de los grandes proyectos también son muchos individuos que trabajan en la minería colombiana. Según el Censo de Minería 2011-2012 aproximadamente 314.000 personas estarían trabajando en las operaciones mineras pequeñas y medianas. Mucha gente todavía practica la 'minería artesanal', donde en su forma más rudimentaria se separa manualmente el oro y la arena en los ríos. Aarte de eso, también hay bastante actividad minera ilegal en Colombia, lo cual frecuentemente causa criminalidad y violencia.

En los últimos años el sector minero experimentó un crecimiento. El CETEC, una organización de pequeñas comunidades agrícolas en Cali, calculó qué tan grande fue este crecimiento. Según se demuestra las ganancias de la minería desde 1990 han multiplicado por diez, de $ 2.5 mil millones a más de $ 25 mil millones al año. Entre 2010 y 2014 se duplicó esa cantidad de nuevo. El aumento de oro extraído muestra una curva similar. En 2015, el sector minero representaba el 2,3% del producto interno bruto total de Colombia. Para el mismo año, se calcula que el sector minero representa el 18,8% de las exportaciones realizadas y el 17% de la inversión extranjera directa en Colombia.

Desde el año 2000, millones de kilos de oro fueron descubiertas en el país. Uno de los descubrimientos más grandes es el proyecto minero ‘La Colosa' de AngloGold Ashanti, la compañía que quisiera extraer cerca de Tolima.