CATAPA es un movimiento crítico de ciudadanía activa.

Traspasando fronteras luchamos, de manera horizontal, por un mundo donde la explotación de recursos naturales no sostenibles ya no será necesaria.

CATAPA es un movimiento crítico de ciudadanía activa. Traspasando fronteras luchamos, de manera horizontal, por un mundo donde la explotación de recursos naturales no sostenibles ya no será necesaria. Nos comprometemos con una transición hacia un modelo que garantice la justicia socio-ecológica y económica. Catapa es un movimiento de voluntarios y forma parte de una red global de movimientos de base en la que ponemos en contacto a diferentes actores principales y fomentamos el fortalecimiento y apoyo mutuo.

A través de actividades y campañas educativas, creamos conciencia sobre temas relacionados con la industria del metal. Alentamos al público a adoptar un uso crítico de los productos que contienen metales y a reaccionar ante todas las formas de injusticia que acompañan a a minería a cielo abierto. A través de esto, nuestro objetivo es crear una sociedad que viva de una manera más consciente y razonable, y que, por extensión, consuma menos recursos. Organizamos talleres y conferencias en Bruselas y Flandes, dirigidos a estudiantes de secundaria y (jóvenes) adultos. Además de una amplia gama de eventos, también organizamos actividades educativas anuales, como nuestra semana Open Min(e)d. Durante esta actividad invitamos a ponentes que provienen de nuestras organizaciones asociadas a dar discursos durante una semana en universidades y academias, y a compartir sus historias durante eventos específicos. Otro evento anual importante es nuestro festival de documentales Doculatino, que se realiza en diferentes ciudades en Flandes y Bruselas. Finalmente, a través del programa «Changemakers», ofrecemos a los y las Catapistas la capacidad de adquirir habilidades útiles a través de diferentes entrenamientos que les permitan convertirse en creadores de cambio inspiradores y realizar acciones concretas para lograr cambios positivos en el mundo.

A través de la investigación buscamos modelos alternativos de consumo y de producción. Trabajamos en esto en cooperación con academias y universidades (por ejemplo, a través de la co-tutoría para realizar la tesis estudiantil). Junto con nuestros socios de Perú, Colombia, Ecuador y Bolivia buscamos soluciones para atajar los problemas relacionados con la contaminación causada por la minería y los impactos de los sitios de explotación. Como ejemplo de esto, actualmente estamos ejecutando un proyecto, en cooperación con la organización GRUFIDES y las comunidades locales de Cajamarca en Perú, para evaluar la calidad del agua en las áreas donde están presentes las minas y verificar que sea potable. En Bolivia estamos trabajando en cooperación con CEPA y CORIDUP para instalar dispositivos de recolección de agua de lluvia. Este último proyecto está motivado por el hecho de que las aguas subterráneas en la región han sido gravemente contaminadas como consecuencia de décadas de actividades mineras. Estos son solo algunos de nuestros proyectos actuales en América Latina (consultar casos). Catapa solo toma medidas a pedido y en cooperación con las comunidades locales. En Europa también vamos en busca de alternativas. Por ejemplo, el proyecto NEMO tiene como objetivo introducir nuevas tecnologías sostenibles para el reciclaje de los desechos mineros. Con este proyecto, CATAPA defiende la perspectiva de las comunidades locales a la hora de la implementación de estas tecnologías y ante las actividades mineras. 

Nuestros proyectos relacionados con la concienciación y la investigación se organizan momentáneamente en el marco de la campaña Make ICT Fair, a través de la cual colaboramos con otros diez socios europeos con el objetivo de alcanzar un sistema más sostenible donde los derechos humanos y el medio ambiente se respeten a través de toda la cadena de producción de ICT.

También intentamos concienciar a los actores clave del circuito de los metales sobre los diferentes problemas existentes, lo que incluye a las empresas de producción pero también a los clientes importantes como las instituciones gubernamentales y las escuelas. Al hacerlo, nuestro objetivo es trabajar juntos en posibles soluciones. Para los próximos años planeamos centrar nuestra atención en la contratación pública a través del proyecto Fair ICT Flanders. El objetivo es alentar tanto a las instituciones gubernamentales como a las empresas a elegir productos TIC sostenibles y justos y, por lo tanto, a tener un impacto positivo en la oferta de alternativas justas y sostenibles. Este último proyecto forma parte de las acciones de presión política de CATAPA, a través de las cuales nos esforzamos por convencer a las autoridades locales, nacionales y europeas para que apoyen alternativas más sostenibles. Con este objetivo en mente, organizamos, por ejemplo, en enero de 2018 una conferencia en el parlamento europeo llamada “Mujeres, igualdad de género y justicia climática: un caso para las defensoras”, con el objetivo de demostrar la necesidad de abordar los problemas relacionados con los derechos de las mujeres dentro de la industria extractiva.