Cajamarca Art and Unity

Arte y unidad en Cajamarca

“¿Y si cantamos?», pregunta mientras saca de su bolsillo un pequeño papel con unos garabatos que conforman una letra. Es una de las Defensoras de la Vida y la Pacha Mama de Cajamarca. Estamos en medio de nuestro último taller sobre periodismo ciudadano y derechos humanos y charlamos mientras se sirve el almuerzo. «¿Y si cantamos?»

Y cantamos. No sólo para pasar el tiempo de espera, sino para hacer llegar nuestro mensaje, para unirnos. Rápidamente los participantes del taller se reúnen, echan un vistazo a la letra y cantan. Sobre las hermosas lagunas de Cajamarca, los proyectos mineros que las destruyen, sobre su resistencia, su lucha y el no rendirse nunca.

Mi madre y yo escribimos esta canción mientras protestábamos contra Conga», nos cuenta la mujer, «la cantábamos en las calles, la cantábamos en todas partes. Y sigue teniendo sentido

Derechos humanos

La canción se convirtió en el hilo conductor de nuestro taller. Nos habíamos reunido en una sesión formativa organizada por nuestra organización asociada Grufides en Cajamarca, Perú, junto con Chaikuni en Iquitos, como parte de un proyecto financiado por la provincia de Oost-Vlaanderen. Se centra en el empoderamiento de las mujeres indígenas y del mundo rural, para la defensa de los derechos fundamentales y colectivos en los conflictos socio-ecológicos en estas dos regiones.

Una parte importante de este proyecto consiste en organizar sesiones de formación sobre dos temas principales: los derechos humanos y el periodismo ciudadano.

El primer tema tiene como objetivo informar acerca de los derechos humanos con la idea de que «no puedes defender tus derechos si no los conoces». Por eso, desde hace un año y medio venimos trabajando con personas, en su mayoría mujeres, de diferentes comunidades de Cajamarca en diferentes aspectos: derechos humanos, derechos ambientales, violencia contra la mujer, salud intercultural, etc.

Reunirse para hablar de las experiencias de las distintas comunidades es muy importante. Ayuda saber que personas de otras regiones pasan por problemas similares, escuchar el resultado de luchas parecidas y saber que otras comunidades te apoyan en esta lucha por defender tus derechos.

Periodismo ciudadano

El segundo tema que trabajamos en estas sesiones es el periodismo ciudadano. ¿Cómo pueden estas comunidades asegurarse de que el resto del mundo conoce lo que están viviendo? ¿Cómo pueden asegurarse de que todo el mundo está al tanto de los casos por los que luchan?

El periodismo y los medios de comunicación son herramientas importantes para hacer frente a la violación de los derechos colectivos y fundamentales en estas comunidades. Hoy en día, el periodismo puede ser una de las herramientas más poderosas para defender sus derechos.

Por ello, durante estas sesiones nos centramos en la realización de vídeos, fotografías, redacción de notas, realización de programas y cuñas de radio. Aprendemos a contar historias, a utilizar las redes sociales y hashtags y lo más importante: lo hacemos juntos.

Nuestro principal objetivo durante las últimas sesiones fue trabajar en una campaña regional y nacional entre las diferentes comunidades involucradas en este proyecto. Los propios participantes idearon los objetivos de esta campaña, con su público objetivo, y durante esta última sesión: su estrategia.

El arte como estrategia

Los participantes decidieron centrarse en tres casos concretos para esta primera campaña e idearon cuatro estrategias diferentes para llegar a su público: un vídeo, en el que se pudiera mostrar un antes y un después relacionado con los proyectos mineros de su región, un estudio sobre la calidad del agua, una figura clave que pudiera contar su historia desde su propia perspectiva y, por último, el arte.

Podemos pintar. Podemos pintar murales por toda Cajamarca, por todo el Perú. Podemos cantar, podemos escribir más canciones, como la que acabamos de cantar. Podemos usar la poesía. Podemos hacer teatro. Todos somos creativos, todos tenemos capacidades. Y podemos usar el arte como nuestra estrategia

Las ideas sobre cómo utilizar el arte en nuestra campaña seguían fluyendo. «Cuando a Máxima Acuña le dijeron que contara su historia en la prensa internacional, no la contó. La cantó. Y fue mucho más potente, transmitió muchas emociones. Todavía se me pone la piel de gallina al pensarlo», dijo alguien, «nosotros también podemos hacerlo. Nuestras historias también son poderosas. Sólo necesitan ser escuchadas».

Para terminar esta jornada, preguntamos a los participantes qué habían aprendido. «Que juntos somos más fuertes», dijo alguien. «Que podemos utilizar nuestro arte para que el mundo vea nuestra realidad», añadió alguien. Arte y unidad. Eso es lo que hemos aprendido hoy. Arte y unidad. Nos pondremos de pie juntos y cantaremos. Y nuestras voces serán escuchadas.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.