Gold mining

En todo el mundo, las multinacionales mineras utilizan estrategias similares para convencer a las comunidades de sus proyectos extractivos y destructivos. ¿Quieres conocer sus secretos? 

Para esto debemos adentrarnos en el conflicto minero que tiene lugar actualmente en el pueblo de Falan (Colombia), donde empresas multinacionales como Anglogold Ashanti están preparando al pueblo para que acepten los proyectos mineros que quieren abrir en sus territorios. Los cuales tendrán un impacto devastador para el medio ambiente, el acceso al agua potable, la agricultura y el potencial actual y futuro del turismo de la región. 

Como pueden imaginarse, es una situación difícil de aceptar para las familias que viven en la región y así como miles de otras comunidades en el mundo, los habitantes de Falan se resisten a los proyectos extractivos propuestos en sus tierras, y por medio de protestas luchan para preservar su derecho al agua potable y a un entorno sano para vivir.

Dado que ninguna persona bien informada aceptaría tener una mina a cielo abierto cerca de su casa y probablemente, haría uso de sus derechos para resistirse a dichos proyectos mineros, no siempre es fácil para las multinacionales expandir sus negocios en otros países. ¡Pero no te preocupes! si tú también eres una multinacional minera con poco ética que no le importa devastar y acabar con las  comunidades locales y las zonas naturales aledañas al lugar donde quieres iniciar tu proyecto minero y deseas impulsar la crisis climática y la injusticia social, no busques más. 

Lee nuestra guía de 8 pasos para aprender como dividir comunidades, provocar conflictos y crear la cantidad de caos necesaria para que tu proyecto minero siga adelante.

 

Paso 1. Inventa un nombre adecuado para tu proyecto destructivo. 

Por razones obvias, es posible que tu empresa ya tenga mala reputación en la región que quieres destruir y esto pueda traerte problemas para iniciar tu proyecto minero. Pero existe una solución rápida: ¡simplemente crea una subempresa con otro nombre! Sí, es tan fácil. 

Anglogold Ashanti está utilizando esta estrategia en toda Colombia, donde muchas comunidades se resisten a que la empresa llegue a sus territorios debido a su reputación en otras regiones. Entonces, en lugar de perder el tiempo especulando sobre lo que esa mala reputación podría causarle a sus nuevos proyectos mineros, crean subempresas, con vínculos jurídicos ambiguos, para iniciar la fase de exploración en las regiones. 

Como es el caso de Falan. En Falan (Colombia), una empresa llamada Miranda Gold está explorando actualmente en dicha región, haciendo agujeros a 200 metros de profundidad en la tierra para comprobar cuales montañas son ideales para la extracción de oro. Una investigación más detallada sugiere que la empresa tiene vínculos con Anglogold Ashanti (y puede que reciba financiación de ésta). 

El juego de nombres no termina ahí. Cada mina tiene un nombre, y para ocultar adecuadamente el terrible impacto que están teniendo, utilizan un nombre que tenga un cierto valor histórico, cultural o medioambiental para las comunidades que se verán afectadas. Con la publicidad adecuada, la gente bebe cualquier veneno.

Lo que siempre funciona es utilizar el nombre de la montaña, el lago o la catarata que serán «sustituidos» por tu proyecto destructivo. Como el proyecto minero de La Colosa, en Cajamarca, que lleva el nombre de la catarata de La Colosa. Así que no necesitas nada de creatividad. Apropiación cultural del nivel más refinado. 

Para otra buena práctica en este campo podemos volver a Falan (Colombia). El pueblo está legítimamente muy orgulloso de su reserva natural llamada Ciudad Perdida, que además de tener hectáreas de hermosa naturaleza y cascadas, alberga las ruinas de dos pueblos mineros del siglo XVI. Es una atracción ecoturística única y famosa en toda la región. 

Lamentablemente, otra empresa que realiza exploraciones para la extracción en esta región (y que ahora ha formado una alianza con Miranda Gold) hace un claro uso de está estrategia para asegurar la continuación de un legado de devastación y eligió el nombre de Lost Cities SAS para obtener licencias para empezar la exploración por minerales valiosos en la zona. Trabajo bien hecho.

 

Paso 2. Pon a las autoridades locales de tu lado

Es importante tener a las autoridades locales de tu lado. Tienen mucho poder e influencia y pueden inclinar los procedimientos legales a tú favor y ayudarte en el camino. Así que no tengas miedo a la corrupción ni a sobornar a los políticos en poder

¿Cómo hacerlo? En primer lugar, es importante entender cómo funcionan los gobiernos federales. El atractivo de una multinacional reside en el neoliberalismo. Esto significa que los países se consideran «pobres y subdesarrollados» o «ricos y desarrollados» en términos de consumo de recursos. Al atraer a las multinacionales de los países «ricos» a los «pobres», los gobiernos esperan obtener beneficios a través de los impuestos. 

De está forma, sobornan a los políticos locales para que acepten y concedan licencias, pero también para que combatan activamente con amenazas a quienes se oponen a los proyectos (véase el paso 7). Aprovecha de las faltas en la democracia: dado que los políticos tienen un periodo corto de servicio, esto significa que los políticos que aprueban estos proyectos no serán los mismos políticos  que en el futuro tendrán que lidiar con las consecuencias que traen dichos proyectos mineros, como lo son, la escasez de agua, la contaminación y la pobreza.

Punto importante: asegúrate de no dejar ningún rastro o documento que pueda hacerte responsable del impacto de tu proyecto sobre el medio ambiente o los derechos humanos. 

 

Paso 3: Haz todo lo posible para que la ley se incline a tu favor

A veces, tu proyecto minero destructivo puede verse enfrentado a una molesta «legislación» que defiende los derechos de las comunidades a decidir sobre sus tierras, o para proteger el medio ambiente, o algo así. 

Como alguien que no está interesado en ninguna de esas cosas, ahora es el momento de formar alianzas con otras multinacionales. Recoge una cantidad considerable de dinero (cantidad que permitiría restaurar una zona importante de la selva tropical) y págales a tus políticos de bolsillo  para que creen por ti las lagunas legales necesarias para que tu proyecto sea aprobado “legalmente”. (A puerta cerrada, por supuesto – no querrías que el público se enterará de esto).

Tomemos el ejemplo de Colombia. En Colombia, las comunidades tienen el derecho constitucional de organizar referendos y tomar decisiones sobre sus tierras. Gracias a esa ley y a que muchas comunidades defendieron sus derechos, se impidió la realización de varios proyectos mineros. 

Pero gracias a un fuerte grupo de presión minero, en 2018 se tomó la decisión (inconstitucional) de que ya no se puedan organizar estos referendos para proyectos mineros. Porque se trata de una cuestión de interés nacional, que trasciende las apuestas y los intereses de una comunidad local. Tiene que haber zonas de sacrificio para que otros puedan llevar un estilo de vida lujoso. Recuerda: un cabildeo bueno no se basa en la lógica ni en la ciencia. 

También al nivel local suele haber normativas y procedimientos que hay que tener en cuenta para la realización de tu proyecto y, si es necesario, redirigirles en tu beneficio. En Colombia, por ejemplo, todos los municipios tienen un POT (Plan de Ordenamiento Territorial) en el que deciden durante un determinado número de años para qué se puede utilizar su tierra. El POT de Falán, por ejemplo, sólo permite la agricultura y el turismo. Pero por suerte Anglogold tiene sus amigos dentro de la alcaldía (ver paso 2) y actualmente están trabajando en la revisión del plan para que se agregue la minería como forma de uso de la tierra. 

 

Paso 4: ¡Regalos! Simplemente, compra la opinión pública

Regalos. Siempre. Funcionan. Sobre todo en las zonas donde el acceso a la información sobre el impacto de la minería es limitado, por lo que suelen ser las más fáciles de convencer. 

Recuerda que sólo debes hacer regalos que también te beneficien a ti, como promesas de construir mejores carreteras (que tu empresa necesitará para transportar los metales y minerales). Todos salimos ganando. En caso de duda, reparte dinero. 

El refrán dice que «no hay mala publicidad», así que asegúrate de que el nombre de tu empresa y de tu proyecto se difunde lo máximo posible. Los niños son nuestros futuros líderes, no te olvides de ellos. También son un medio fácil para, a través de su escuela, llegar a familias enteras. 

Mirandagold (¿o deberíamos decir Anglogold? Es difícil distinguir la diferencia) es campeona en la entrega de regalos. En Falan hay registros de campesinos que recibieron machetes, comida y dinero. Incluso crearon un juego especial para los niños de Falan el día de Halloween, ¡a través del cual podían ganar tabletas! Repartieron juguetes con el logotipo de su empresa a los niños a través de la escuela local. Una forma estupenda de hacer más publicidad. ¿Quién dice que el amor no se puede comprar?

 

Paso 5: Crea caos y conflicto, divide la comunidad en dos 

Así que repartió regalos, pero probablemente no se ganó a todo el mundo, ¿verdad? No te preocupes. También puedes aplicar otras estrategias. Ahora el siguiente paso comienza: divide y vencerás. Asegúrate de que haya conflicto entre los grupos de las comunidades. Alimenta ese conflicto. Usa tu imaginación.

En Falan, Mirandagold despidió a 100 empleados al mismo tiempo. Todos ellos, casualmente, eran residentes del municipio y esto ocurrió, casualmente, en un momento en el que las protestas contra el proyecto minero arreciaban. Esta es una buena manera de mostrar a las familias que son muy dependientes del proyecto minero, y para alimentar el resentimiento contra los manifestantes presentados como la causa de los despidos. Y si hay demasiados activistas contra el proyecto, bueno, echa un vistazo al paso número 7. 

 

Paso 6: Prepara bien a la comunidad local para no tener acceso al agua potable en el futuro

El impacto de la minería a gran escala en los recursos hídricos de la región es devastador, y trae consigo escasez de agua debido a la enorme cantidad que se debe utilizar para el proceso de extracción y como consecuencia trae; lagos y ríos secos, contaminación de ríos y aguas subterráneas con metales pesados y sustancias tóxicas, entre otros efectos adversos para el medio ambiente. 

Pero, por supuesto, tener acceso a agua suficiente y limpia es importante para la salud, para la agricultura y para la vida en general. Las comunidades locales no pueden beber oro. Así que si estás planeando privar a una comunidad de agua limpia, el truco está en prepararla con antelación y disimular el vínculo con la minería extractivista. Es un buen momento para fingir de repente interés por el cambio climático y trasladar allí la responsabilidad

Eso es exactamente lo que ocurrió en Falan. Recientemente, diferentes regiones han experimentado una falta de agua de hasta cinco o seis días seguidos. El gobierno local atribuyó la escasez al cambio climático. Lo cual es raro, porque allí llueve casi todos los días, y mucho. 

También es extraño que las empresas que están explorando en la región (y necesitan mucha agua para ello) siguen teniendo agua para sus operaciones, no experimentan los mismos inconvenientes que los habitantes.

 

Paso 7: Las amenazas son disuasivos eficaces.

¿Tienes problemas con esos ecologistas bienhechores que se oponen a tu proyecto de desarrollo? ¿Por qué escuchar cuando las acciones hablan más fuerte que las palabras? 

Amenázalos. Acércate a sus casas y hazles saber que sabes dónde viven. Razona con ellos. Preferiblemente acompañado de un gran grupo de hombres de aspecto intimidatorio. Céntrate en los líderes de la lucha. Asustar a la gente funciona. Especialmente en Colombia, ya que es uno de los países más peligrosos del mundo para los defensores de los derechos humanos. El año pasado fueron asesinados 186, lo que supone casi la mitad del total mundial registrado. 

En Falan, la gente recibió visitas intimidatorias por trabajadores de la empresa minera e incluso amenazas de muerte. Además, ahí el gobierno local pro-minería envió a la policía (y fiel a los pasos anteriores, a pesar del claro beneficio que esto supone para MirandaGold, la falta de rastro en papel hace imposible probar una conexión entre ellos).

 

8. Después del estrago, disfrázalo como una exitosa historia de «crecimiento».  

Una forma eficaz para retratarte como un héroe implica el uso de un montón de palabras vacías. Describe tu proyecto en términos de «crecimiento» y «desarrollo». Porque, ¿quién no quiere crecimiento y desarrollo? Esas palabras significan prosperidad, bienestar y empleo, ¿verdad? Eso sí, no menciones nada sobre los desastrosos efectos del crecimiento descontrolado tanto para las personas como para el planeta. Y, obviamente, no debes mencionar que la prosperidad y los ingresos de dicho crecimiento empresarial no están destinados a la comunidad local ni a los países más pobres. Independientemente de cómo se reparta, comunica que obviamente un pastel más grande siempre es deseable. Por cierto, no permita que se enteren de que se libró de pagar la mayoría de los impuestos exigidos a las multinacionales. Y evite mencionar el hecho de que los puestos de trabajo son a corto plazo, mientras que el daño medioambiental es para siempre

 

Ahora depende de ti 

Con estos pasos para el éxito, llevaras a cabo tu gran proyecto minero destructivo en un abrir y cerrar de ojos. ¡Dinos si hay otras tácticas que deberíamos añadir a la lista!

 

¿Has cambiado tu opinión sobre el deseo de un proyecto minero extractivista? Únete con nosotros en la lucha para acabar con ellos.

Corrupción, abuso de poder, amenazas, caballos de Troya, lo que ocurre en Falan (Colombia) ocurre por todo el mundo. 

Pero la resistencia es fuerte. Las comunidades resisten y luchan por un mundo mejor para sí mismas, para sus hijos y para las generaciones futuras. Los habitantes de Falan están dispuestos a pasar a la acción y tienen planes alternativos para el futuro de su pueblo. 

Sigue al Colectivo Ambiental Falan y Frias y a Catapa (website/instagram/facebook)  para actualizarse de la situación en Falan y otras luchas contra las multinacionales mineras. También puedes unirte al voluntariado Catapista y participar activamente en la lucha por una sociedad que respete a las personas y al planeta, por un mundo en el que la minería ya no sea necesaria. 

También hay una nueva campaña lanzada por la Red de Afectados por Anglogold para denunciar y desenmascarar el comportamiento poco ético y violento de la multinacional y exigir que abandone el territorio colombiano. En una serie web llamada ‘Historias Quebradas’ desvelan las malas prácticas y secretos de Anglogold Ashanti en Colombia. Visita su página web y descubre como puedes apoyarles. 


Este artículo es el resultado de un proyecto de investigación realizado por voluntarios del “ Study and lobby group” de CATAPA en colaboración con el Colectivo Ambiental Falan y Frias


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.